Al igual que las semillas silvestres con las que trabaja, Elena Castillo-Lorenzo tiene una constancia a prueba de bomba. O a prueba de cambio climático. Doctora en Ciencia Vegetal y Medio Ambiente, su labor en el Real Jardín Botánico de Londres (KewGardens), consiste en averiguar qué parientes lejanos de plantas comestibles podrían adaptarse a nuevas latitudes para salvar la biodiversidad. Su labor investigadora ha servido para que el Banco de Semillas de Kew Gardens, con 2.500 millones de ejemplares, haya sido premiado con el premio mundial de Conservación de la Biodiversidad. Con esta entrevista llena de esperanza despido 2021

Leer artículo