Una investigación de la neurocientífica onubense Agar Marín revela que la mente de los hombres maltratadores funciona de una forma diferente ante determinados estímulos. El estudio supone un punto de inflexión que ayudará a mejorar la prevención de la violencia de género. La ciencia también ayuda a luchar contra el machismo:

Leer artículo